top of page
Desórdenes_Alimenticios_.png

Trastornos de la Alimentación

Los trastornos de la alimentación  son una variedad de condiciones psicológicas que provocan el desarrollo de hábitos alimenticios poco saludables. Pueden comenzar con una obsesión por la comida, el peso corporal o la forma del cuerpo.

En casos severos, los trastornos alimenticios pueden causar graves consecuencias para la salud e incluso pueden provocar la muerte si no se tratan. De hecho, los trastornos de la alimentación se encuentran entre las enfermedades mentales más mortales.

Los trastornos de la alimentación pueden afectar a cualquier persona, de cualquier edad, sexo o condición socioeconómica. Sin embargo, estos trastornos son más comunes en las adolescentes y mujeres jóvenes. Esto usualmente es por la presión que enfrentan las mujeres para mantenerse lo más flacas posibles y, a menudo, son acosadas si no lo hacen. Muchas adolescentes tienen anorexia u ortorexia no diagnosticadas sin ni siquiera darse cuenta, ya que por lo general se considera "normal" y "aceptable" cuando una mujer joven no come mucho o se salta comidas. Algunas pueden superar esto por sí mismas a medida que envejecen, pero otras pueden continuar con estos hábitos durante años y años, y estos hábitos muchas veces pueden pasar desapercibidos.

5 Tipos de trastornos alimenticios más comunes:

Anorexia

Las personas con anorexia generalmente se ven a sí mismas con sobrepeso, incluso si tienen un peso peligrosamente bajo. Tienden a controlar constantemente su peso, evitan comer ciertos tipos de alimentos y restringen severamente su ingestión de calorías.

 

La anorexia puede incluir la limitación severa de calorías o la eliminación de ciertos tipos de alimentos o grupos de alimentos. Puede involucrar otros métodos para perder peso, como hacer demasiado ejercicio, usar laxantes o ayudas dietéticas o vomitar después de comer. Los esfuerzos para reducir el peso pueden causar graves problemas de salud, incluso para aquellas personas que continúan comiendo durante todo el día o cuyo peso no es extremadamente bajo.

 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el peso no debe ser el enfoque principal para diagnosticar a alguien con anorexia. La genética o las hormonas pueden ser el resultado de que no se determine que alguien tenga un bajo peso. Por lo tanto, es importante centrarse en los síntomas mentales de la anorexia en lugar de los físicos.

 

La anorexia puede ser muy dañina para el cuerpo. Con el tiempo, las personas que viven con esto pueden experimentar adelgazamiento de los huesos, infertilidad, pérdida de cabello y uñas quebradizas.

En casos severos, la anorexia puede provocar insuficiencia cardíaca, cerebral o multiorgánica y la muerte.

Bulimia

La bulimia nerviosa es una condición en la que las personas tienen episodios recurrentes y frecuentes de comer cantidades inusualmente grandes de alimentos (atracones) y sienten una falta de control sobre estos episodios. Después de los atracones, los individuos intentan una purga para compensar el exceso de comida. Esto generalmente se hace forzándose a vomitar, tomar laxantes o diuréticos o hacer ejercicio  de manera excesiva (hasta el punto de vomitar).

 

Las personas con bulimia nerviosa pueden tener un peso levemente inferior al normal, peso normal o sobrepeso.

Atracones

El trastorno por atracón consiste en comer una gran cantidad de alimentos en un corto período de tiempo. Cuando te dan atracones, se siente como si no hubiera control sobre la comida, pero los atracones no van seguidos de una purga. Durante un atracón, las personas pueden comer más rápido o comer más de lo planeado. Incluso cuando no tienen hambre, pueden continuar comiendo mucho más allá de sentirse incómodamente lleno.

 

Después de un atracón, las personas a menudo sienten mucha culpa, asco o vergüenza. Pueden temer aumentar de peso y entonces tratar de limitar severamente la comida por períodos de tiempo. Esto conduce a un aumento de las ganas de atracones, lo que establece un ciclo poco saludable. La vergüenza puede llevar a comer solo para ocultar los atracones.

Ortorexia

La ortorexia se refiere a una obsesión enfermiza por comer alimentos “puros”. Los alimentos considerados “puros” o “impuros” pueden variar de persona a persona. Esto no significa que cualquiera que se suscriba a un plan de alimentación o dieta saludable sufre de ortorexia. Al igual que con otros trastornos de la alimentación, la conducta alimentaria involucrada (alimentación "saludable" o "limpia" en este caso) se utiliza para hacer frente a los pensamientos y sentimientos negativos, o para sentirse en control. Alguien que usa los alimentos de esta manera puede sentirse extremadamente ansioso o culpable si come alimentos que cree que no son saludables.

 

También puede causar problemas físicos, porque las creencias de alguien sobre lo que es saludable pueden llevar a eliminar nutrientes esenciales o grupos de alimentos completos. Todos los trastornos de la alimentación son enfermedades mentales graves y deben tratarse lo más rápido posible para brindarle a la víctima la mejor oportunidad de recuperarse por completo.

 

La ortorexia tiene algunas similitudes con la anorexia, y alguien que tiene síntomas de ortorexia puede ser diagnosticado con anorexia si también se ajusta a esos síntomas.

Trastorno por Evitación/Restricción de la Ingesta de Alimentos

El trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos (TERIA) es una afección en la que las personas limitan la cantidad o el tipo de alimentos que comen. A diferencia de la anorexia, las personas con TERIA no tienen una imagen corporal distorsionada ni un miedo extremo a aumentar de peso.

 

TERIA es más común durante la infancia media y generalmente tiene un inicio más temprano que otros trastornos alimentarios. Muchos niños pasan por fases de quisquillosidad al comer, pero un niño con TERIA no come suficientes calorías para crecer y desarrollarse adecuadamente, y un adulto con TERIA no come suficientes calorías para mantener la función corporal básica.

bottom of page