top of page
Search

Pero No Todos Los Hombres Son Así


TW - V******ia contra las mujeres, agresión s*****, v*****ión, v*******a doméstica, machismo.



Reconocemos que la discriminación y la violencia de género ocurren contra todos los géneros; sin embargo, este artículo se centrará en la discriminación y la violencia de género contra las mujeres.



Todas las mujeres han vivido esta situación. Estamos compartiendo con nuestras amigas aquel momento en el que caminamos a casa tarde por la noche y nos preocupaba un hombre extraño cerca de nosotras.


« Crucé la calle y preparé mi aerosol de pimienta. Me aseguré de estar preparada en caso de que me atacara. »



Pero no todos los hombres son así



No importa la historia que compartamos con la gente sobre tener miedo o tratar de protegernos de los hombres, siempre hay alguien que siente la necesidad de decir esta frase con un gesto de rodar los ojos.




Pero, ¿qué significa esto? Y ¿por qué esta frase provoca que muchas mujeres rueden los ojos?



Origen de la Frase


La frase «no todos los hombres son así» se ha utilizado durante años como un mecanismo de defensa en discusiones sobre la desigualdad de género. Surgió como respuesta a conversaciones que destacaban la naturaleza generalizada del acoso, la discriminación y la violencia contra las mujeres. Su intención es distanciar a las personas de las acciones negativas de algunos hombres y afirmar que no todos los hombres son responsables de estos problemas.


Sin embargo, es crucial entender que la frase «no todos los hombres son así» no surgió de la nada. A menudo, surge de una falta de comprensión sobre el propósito de hablar sobre problemas relacionados con el género. Aunque su intención puede ser defender a los hombres que no participan en comportamientos dañinos, su efecto puede ser perjudicial para el discurso productivo.



Desmitificando No Todos los Hombres Son Así


Seamos realistas por un momento y desmitifiquemos esta noción de «no todos los hombres son así», porque ya es hora de que enfrentemos las verdades incómodas.


Entendiendo la Percepción


Una idea equivocada común es que cuando las mujeres hablan sobre el sexismo, están afirmando que todos los hombres son inherentemente sexistas o potenciales agresores. Seamos claros; este no es el caso. Las mujeres no están sugiriendo que cada hombre camina con una agenda oculta para perpetuar la desigualdad de género. Lo que estamos diciendo es que todas las mujeres han experimentado en algún momento de sus vidas sexismo, acoso o agresión por parte de los hombres. No se trata de acusar a todos los hombres; se trata de reconocer las experiencias compartidas de las mujeres.


Beneficiándose del Patriarcado


Un error común es que cuando las mujeres hablan sobre cuestiones relacionadas con el género, están acusando a todos los hombres de ser opresores. Sin embargo, la realidad es más matizada. La desigualdad de género, arraigada en el patriarcado, es un problema sistémico que ha existido durante siglos. No se trata de culpar a hombres individuales, sino de reconocer que la sociedad, históricamente, ha favorecido a los hombres de diversas maneras.


Las mujeres no buscan oprimir a los hombres ni hacer que experimenten la misma opresión que ellas enfrentan. En cambio, el objetivo es crear una sociedad donde todos los géneros sean iguales, con las mismas oportunidades, derechos y respeto. Se trata de desmantelar las estructuras que históricamente han desfavorecido a las mujeres, sin buscar oprimir a los hombres a cambio.


Microagresiones Contra las Mujeres


Las microagresiones son actos o comentarios sutiles, a menudo no intencionados, que perpetúan estereotipos o prejuicios. Por ejemplo, decirle a una mujer que es "demasiado emocional" cuando expresa sus sentimientos, mientras que un hombre que expresa sus sentimientos, generalmente en forma de enojo, es visto como apasionado.


Otros ejemplos de microagresiones incluyen (pero no se limitan a):


Mansplaining: Cuando un hombre explica condescendientemente algo a una mujer, asumiendo que ella carece de conocimiento o experiencia en el tema, incluso cuando está bien informada.


Body Policing: Comentar sobre la apariencia, peso o elecciones de vestimenta de una mujer de una manera que la objetiviza o critica, en lugar de enfocarse en sus ideas o habilidades.


Interrumpir o Hablar por Encima: Interrumpir o hablar por encima de las mujeres de manera constante durante conversaciones, reuniones o discusiones, lo que puede silenciar sus voces e ideas.


Micro Inequidades: Comportamientos pequeños y sutiles que transmiten un trato desigual, como excluir a las mujeres de conversaciones importantes, hacer chistes sexistas o no reconocer sus logros.


Subestimar Habilidades: Suponer que las mujeres son menos capaces en ciertos campos o tareas debido a estereotipos de género, lo que lleva a oportunidades limitadas para el avance profesional.


Asignación de Tareas de Género: Esperar que las mujeres asuman roles tradicionales de género, como las tareas de oficina o la planificación de eventos sociales, sin considerar sus roles y responsabilidades profesionales.


Suponer Planes de Maternidad: Presumir los objetivos profesionales o las elecciones de vida de una mujer según su edad o estado civil, especialmente en relación con la maternidad.


Sexismo por Edad y Apariencia: Criticar a las mujeres por parecer demasiado jóvenes o demasiado mayores para su edad, contribuyendo a prejuicios relacionados con la edad y la inseguridad.


Estas microagresiones están profundamente arraigadas en la sociedad y contribuyen a un entorno hostil para las mujeres.


Cuando se utiliza la frase «no todos los hombres son así» en respuesta a discusiones sobre microagresiones, puede silenciar a las mujeres y socavar sus experiencias. Es crucial entender que reconocer y abordar estos problemas no es un ataque contra todos los hombres, sino un paso hacia una sociedad más inclusiva y respetuosa.


Silenciando a las Mujeres


Uno de los problemas más significativos con «no todos los hombres son así» es que puede silenciar inadvertidamente a las mujeres. Cuando las mujeres comparten sus experiencias y frustraciones con respecto a la desigualdad de género, esta frase puede desviar la atención del problema. Cambia el enfoque de abordar los problemas sistémicos a tranquilizar a los hombres de que no son personalmente responsables.


En lugar de silenciar a las mujeres, deberíamos estar escuchando activamente sus experiencias, empatizando con sus luchas y trabajando juntos para abordar las causas fundamentales de la desigualdad de género.


El Cuadro General


Desmitificar «no todos los hombres son así» no se trata de vilipendiar a los hombres. Se trata de desafiar el statu quo, fomentar la empatía y reconocer que desmantelar la desigualdad de género requiere un esfuerzo colectivo. Los hombres pueden ser aliados en esta lucha al escuchar activamente las experiencias de las mujeres, educarse sobre los problemas y hablar en contra del sexismo y el acoso. No es un ataque; es una invitación a ser parte de la solución.


Sí, Todas las Mujeres



Las mujeres enfrentan desafíos diarios mientras luchan por llevar una vida normal, perseguir sus metas y cumplir con las expectativas sociales. Por ejemplo, durante los desplazamientos al trabajo, la escuela o la universidad, a menudo se sienten obligadas a emplear una serie de medidas de seguridad. Confiamos en aplicaciones de navegación, asegurándonos de que un padre o un amigo pueda venir en nuestra ayuda en caso de enfrentar acoso en la calle, secuestro o incluso la amenaza de trata de personas.


Incluso cuando damos un simple paseo, llevamos aerosoles de pimienta y cuchillos en el bolsillo, listas para defendernos si enfrentamos acoso. Restringimos nuestras salidas a áreas bien iluminadas y concurridas después del anochecer, pero estas precauciones no garantizan nuestra seguridad.



Estadísticas de la ONU sobre la Violencia contra las Mujeres


Las Naciones Unidas han estado a la vanguardia en la recopilación y difusión de datos sobre la violencia contra las mujeres. Sus números cuentan una historia conmovedora, aunque sombría:


Violencia Física o Sexual: A nivel mundial, 1 de cada 3 mujeres ha experimentado violencia física o sexual, la mayoría de las veces por parte de una pareja íntima. Esto significa que si estás en una habitación con tres mujeres, estadísticamente, una de ellas ha sido víctima.


Violación: 1 de cada 10 mujeres en todo el mundo ha experimentado relaciones sexuales forzadas u otros actos sexuales por parte de una pareja íntima o alguien más.


Acoso Sexual: Un asombroso 70% de las mujeres en todo el mundo ha experimentado alguna forma de acoso sexual.


Violencia Doméstica: Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres en todo el mundo ha sido objeto de violencia física, sexual o emocional por parte de una pareja íntima, a menudo con graves consecuencias físicas y emocionales.





Todas las mujeres ha tenido una mala experiencia con un hombre, ya sea que la hayan tenido piropos vulgares en la calle o la hayan violado.


Todas. Las. Mujeres.


Algunas mujeres tienen miedo de los hombres debido a traumas, así que en lugar de centrar la conversación en los hombres, recuerda: escuchar, respetar y comprender.


27 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page